Revista Digital

Mariano Rodrigo Navas Escribano

75 Años de Declaración Universal de Derechos Humanos: Reflexiones en un Mundo Desafiante

La DUDH no es sólo un símbolo. Es un compromiso activo con los DDHH y con la construcción de un mundo justo e igualitario

10/12/2023

Hoy se cumplen 75 años de la aprobación de la Resolución 217 A (III), más conocida como "Declaración Universal de los Derechos Humanos", en el seno de la Asamblea General de las Naciones Unidas en París. Qué fecha tan redonda, ¿no es cierto? 75 años dan para mucho. Toda una vida, que dirían algunos. Sin embargo, en gran cantidad de zonas del mundo esta afirmación dista mucho de cuadrar con la realidad: según la ONU, la media de esperanza de vida en el mundo en aquella época era de 46'4 años. En otras palabras: muchos de los que nacieron el día en el que se aprobó este importante documento internacional quizás no estarán hoy entre nosotros para celebrar su 75 aniversario.

Lamentablemente, la casuística que explicaría esta ausencia se presenta como un mosaico desgarrador de tragedias: el hambre, la falta de acceso a recursos tan importantes como el agua, los regímenes no democráticos, o las guerras, son factores que han impedido, impiden y, si no lo evitamos, seguirán impidiendo a las personas de todo el mundo disfrutar de sus derechos. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, aunque constituyó un hito crucial, no ha erradicado las desigualdades y las violaciones de derechos fundamentales, y es esta realidad la que debería servir como acicate impactante de los desafíos que persisten en la protección de los derechos humanos en diferentes rincones del planeta.

El año 2023 ha presenciado nuevos retos para los Derechos Humanos. A la guerra ya existente entre Ucrania y la Federación Rusa se han unido nuevas escaladas en conflictos latentes, como en la zona del Nagorno-Karabaj, disputada entre Azerbaiyán y Armenia, que ha provocado el exilio de entre 80.000 y 100.000 personas, o las hostilidades de Israel contra el territorio palestino de Gaza, cuya situación humanitaria ha sido calificada de crisis y ha obligado al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, a invocar el artículo 99 de la Carta de Naciones Unidas. Con respecto al último, desde el IIDH-España ya nos pronunciamos en el pasado mes de octubre pidiendo el respeto del Derecho Internacional Humanitario y una solución del conflicto basada en los Derechos Humanos.

Y aunque las guerras llevan la violación de derechos a su máxima exposición mediática, no podemos dejar de lado otras tantas vulneraciones que, sin copar las portadas de los periódicos, causarían el sonrojo a nivel internacional si tan solo prestáramos un momento de atención. Hablamos, por ejemplo, de las niñas afganas que tienen que idear toda suerte de estrategias para poder estudiar, o del asesinato de 8 activistas hondureños que lucharon por un mundo mejor hasta el final de sus días, sin olvidar aquellos desafíos en los que la tecnología, en vez de ayudar al progreso, actúa como propagador de discursos de odio y provoca la persecución de colectivos minoritarios, como es el caso del pueblo rohingya en Myanmar.

Pero, como en toda oscuridad también hay un rayo de luz, es importante celebrar los éxitos que nos permiten agarrarnos con esperanza al futuro. Así, en 2023 también fuimos testigos del avance en derechos de las personas trans en países como Finlandia, Japón o España, o de una victoria importantísima del feminismo mexicano, cuya Suprema Corte despenalizó el aborto a nivel federal. Por su parte, Brasil parece estar en camino de conseguirlo. Tampoco podemos olvidarnos de las continuas presiones de los activistas contra el cambio climático, que está obligando a los Estados a realizar cambios en sus políticas contaminantes y a apostar por un futuro más verde. Parece una frase 'cliché', pero verdaderamente no tenemos un planeta B, y es preciso recordarlo día a día en cada una de nuestras acciones personales.

Por eso, en el Día Internacional de los Derechos Humanos, debemos reflexionar sobre el camino recorrido en los últimos 75 años y reconocer los desafíos que persisten en la protección de estos derechos en todo el mundo. La esperanza de vida de la que hablábamos al principio, y que ha experimentado un aumento notorio desde 1948, es solo una cifra que debe ir acompañada de esfuerzos sostenidos para abordar las desigualdades y las violaciones de Derechos Humanos allá donde surjan.

En conclusión, en este día del 75º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos hay que recordar que no es solo un documento simbólico, sino un compromiso activo con la construcción de un mundo en que la justicia, la igualdad, la libertad y la dignidad sean accesibles para todos y todas. En última instancia, defender los Derechos Humanos supone no solo conmemorar el pasado, sino también tomar parte en la creación de un futuro donde cada vida sea digna, donde la Declaración Universal de los Derechos Humanos sea una realidad palpable para todos los habitantes de este planeta. La lucha continúa, y es nuestra responsabilidad contribuir a la construcción de un mundo más justo y humano.

Muéstranos como florece tu pasión por los Derechos Humanos

¿Creas? ¿Escribes? ¿Construyes? ¿Pintas? ¿Haces música? ¿Bailas? ¿Fotografías? ¿Actúas? ¿Produces?

Para participar:

Envíanos tu arte al correo electrónico:

comunicaciones.iidhespana@iidhespana.org

Indicanos tu nombre, tu contacto o redes sociales y los detalles que desees compartir de tu creación